Tag: Perú (page 1 of 2)

Biblioteca Nacional de Perú

Historia

El nuevo local de la Biblioteca Nacional del Perú (BNP) está ubicado en el distrito de San Borja y fue inaugurado el 27 de marzo de 2006 y fue construido con la finalidad de contar con los ambientes adecuados para conservar el valioso patrimonio bibliográfico del país.

Durante 185 años la BNP ocupó el histórico local de la Av. Abancay, en el centro de la capital, ahora convertido en la Biblioteca Pública de Lima.

La historia del antiguo local data de 1568, cuando la orden jesuita fundó allí el Colegio Máximo de San Pablo. En 1584, los jesuitas dan asilo al italiano Antonio Ricardo quien introduce la imprenta en Lima. Ricardo imprime el primer libro incunable en América del Sur: Doctrina Christiana y catecismo para instrucción de los indios y las más personas, que han de ser enseñadas en nuestra Santa Fé.

En 1616 funciona en el mismo local el Colegio de Caciques para indios nobles, que en 1767 cambia su nombre a «Colegio de Príncipes». Ese mismo año, los jesuitas son expulsados de las colonias españolas y un año después, la biblioteca de la orden pasó a formar parte de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

El 28 de agosto de 1821, a un mes de haber proclamado la independencia del Perú, el General Don José de San Martín, firmó el decreto de creación de la Biblioteca Nacional y la definió como «una de las obras emprendidas que prometen más ventajas a la causa americana» porque se le destinaba «a la ilustración universal, más poderosa que nuestros ejércitos para sostener la independencia».

El 17 de setiembre de 1822 se inauguró la Biblioteca Nacional, que contaba con 11mil 256 volúmenes que procedían de la antigua biblioteca de los jesuitas y de donaciones particulares, entre ellos 600 volúmenes de propiedad del General San Martín. Como Primer Bibliotecario fue nombrado el clérigo arequipeño y brillante orador del Congreso Constituyente, don Mariano José de Arce.

El histórico local de la cuarta cuadra de la Av. Abancay debió enfrentar duros acontecimientos a lo largo de su historia. Primero, el ingreso de las tropas realistas a Lima entre 1823 y 1824, lo que ocasionó la pérdida de buena parte de la colección con la que contaba al momento de su inauguración. Luego, durante la Guerra del Pacífico, después de las batallas de San Juan y Miraflores, los chilenos ingresaron a la ciudad de Lima y ocuparon diversos edificios públicos entre ellos la Biblioteca Nacional, que fue saqueada, perdiéndose una gran cantidad de libros.

Firmado el Tratado de Ancón, el presidente Miguel Iglesias llama, para dirigir la Biblioteca Nacional, a don Ricardo Palma, quien entrega 29 años de su vida a esta labor. Palma, autor de las famosas “Tradiciones Peruanas” es conocido como el “bibliotecario mendigo” por su infatigable labor de solicitar donaciones a las naciones hermanas aprovechando su ya ganada fama de escritor.

Posteriormente, otro hecho trágico marca historia en la BNP: un incendio, ocurrido el 10 de mayo de 1943 que destruye valiosísimo material de nuestra Biblioteca que era, junto con las de México y Río de Janeiro, una de las más ilustres de América. Luego de producido el hecho el gobierno del Dr. Manuel Prado nombra al Dr. Jorge Basadre como Director de la Biblioteca Nacional. Basadre, con una paciente labor, logra levantar a la BNP de sus cenizas y la convierte en una institución altamente técnica. El recordado historiador tacneño emprendió la inmediata reestructuración del material bibliográfico, la formación técnica del personal y la reconstrucción del edificio principal. Creó la Escuela Nacional de Bibliotecarios en 1944 y es considerado como “El Padre de la Bibliotecología Peruana” por su contribución al desarrollo del movimiento bibliotecario en el Perú.

En 1986, durante la gestión del recordado librero Juan Mejía Baca, se consiguió un terreno en San Borja para que, en un nuevo local, la BNP albergue los tesoros bibliográficos de la institución, pues el local del Centro de Lima resultaba insuficiente para atender a una población que crecía cada vez más.

Los fondos para la construcción debían obtenerse de un tercio de la tasa de US $30.00, que era el impuesto de salida al exterior, según lo estableció un Decreto Legislativo que fue firmado el 31 de diciembre de 1989 y que se derogó en agosto de 1992.

En abril de 1994, siendo Directora de la BNP, la Bib. Martha Fernández de López, con la participación del Consejo Nacional del Colegio de Arquitectos, se realiza la Convocatoria al Concurso Público de Anteproyectos Arquitectónicos para el nuevo local, resultando ganadora la propuesta de los arquitectos Guillermo Claux Alfaro, Francisco Vella Zardín, Walter Morales Llanos y Augusta Estremadoyro de Vella. En diciembre de ese año, se otorga la licencia municipal de construcción. En 1995, el Colegio de Arquitectos del Perú hace entrega del Proyecto Integral que consta de planos, metrados, presupuestos y especificaciones técnicas.

La construcción de la primera etapa se inició el 22 de enero de 1996 y se paralizó en marzo de 1997 por falta de financiamiento. Siete años después, en marzo de 2004, se reinició la construcción de la obra, durante la gestión como Director de la BNP del Dr. Sinesio López Jiménez (2001-2006). El Dr. López inició en agosto de 2003, la campaña nacional “Un nuevo sol para la Biblioteca Nacional del Perú”, que recibió el apoyo de los medios de comunicación y creó conciencia en la población sobre la necesidad de culminar la construcción del nuevo local.

Después de superar algunos contratiempos por los recortes de partidas presupuestarias para culminar la obra, el nuevo local de la BNP, considerado uno de los más modernos y funcionales de América Latina, fue inaugurado el 27 de marzo de 2006, en una grandiosa ceremonia que contó con la asistencia del Presidente de la República, Dr. Alejandro Toledo, Ministros de Estado, autoridades de gobierno e intelectuales nacionales y extranjeros.

El moderno local de la BNP recibió en octubre del año 2006, por voto unánime del Jurado, el Hexágono de Oro, el máximo galardón de la XII Bienal Nacional de Arquitectura, organizada por el Colegio de Arquitectos del Perú. Asimismo, obtuvo el Padis 2007 VI Premio a lo mejor del Diseño organizado por el Instituto Toulouse Loutrec.

Un ansiado retorno se produjo el 6 de noviembre de 2007. Después de diversas gestiones de la Cancillería Peruana y la propia Biblioteca Nacional del Perú, el gobierno chileno adoptó la decisión de devolver oficialmente a la Biblioteca Nacional del Perú 3 mil 788 libros que salieron del país durante la Guerra del Pacífico, a fines del siglo XIX. Los libros fueron identificados de manera clara, concluyente y definitiva, entre otras medidas, por la existencia en ellos del sello de la antigua Biblioteca de Lima, que consistía en un Timbre con el Escudo del Perú y la leyenda “Biblioteca de Lima”.

Los libros, contenidos en 238 cajas, fueron recibidos en una ceremonia especial por el Director de la Biblioteca Nacional del Perú, doctor Hugo Neira y entre ellos se encuentran obras de gran valor por su antigüedad y rareza, que han pasado a formar parte del valioso patrimonio de la institución.

El año 2011 constituye un hito en la historia de la Biblioteca Nacional del Perú, su director Ramón Mujica Pinilla realiza el primer Inventario general de los fondos antiguos y valiosos (siglo XIII-siglo XIX), y lanza la Campaña “Se buscan libros perdidos de la Biblioteca Nacional del Perú. Recompensa: 30 millones de peruanos agradecidos”, que es respaldada por personalidades de la cultura nacional como Mario Vargas Llosa (premio nobel de la literatura), Fernando de Szyszlo, Ruth Shady, Tom Zuidema, Marcos Martos, María Rostworowski, Uriel García, Aníbal Quijano, Julio Cotler, Feffrey Klaiber, David Block, Fermin del Pino, entre muchos otros, así como también instituciones internacionales como Memoria del Mundo e IFLA de la UNESCO. Gracias a esta campaña se han recuperado invalorables piezas bibliográficas y documentales extraídas de la Biblioteca Nacional y del país por los traficantes de bienes culturales.

El apoyo del Congreso de la República a la BNP se ha expresado en la aprobación por unanimidad de la Ley N° 30034, Ley del Sistema Nacional de Bibliotecas, que convierte a nuestra institución en el ente rector de la gestión bibliotecaria a nivel nacional. Es la primera norma específica en esta materia emitida desde 1821 en que se funda la República del Perú y la Biblioteca Nacional como una de sus instituciones emblemáticas.

En este período el Perú logró inscribir en Memoria del Mundo de la UNESCO los “incunables peruanos” que son los 39 impresos más antiguos de Sudamérica, publicados en Lima entre 1584 y 1616.

Por otra parte, el incremento sustancial del presupuesto de la Biblioteca Nacional en el período 2011-2014, ha permitido emprender el salto tecnológico consistente en la implementación de dos sistemas modernos: el sistema integrado de videovigilancia y el sistema de gestión bibliotecaria con el software Absysnet.

Seis deliciosas recetas típicas de Perú

1. Ceviche Peruano

Es considerado como el plato más famoso de Perú. Aunque se puede encontrar en otros lugares de la costa pacífica de America del Sur, es sólo aquí donde se combinan ingredientes de mar y montaña de forma tan armónica.

Consiste en marinar la carne del pescado en un recipiente con mucho limón, ají, cebolla morada, cilantro, sal y pimienta. El pescado que se use debe ser bueno: mero, lenguado, corvina o tilapia. Los acompañamientos le dan un toque andino: el sabor dulce del camote, el maíz tostado que se sirve desgranado y la papa.
Encontrará este plato en casi cualquier lugar de Perú, aunque es en Lima donde hay mayor variedad de sabor, calidad y precios.

2. Cuy

Aunque para muchos turistas extranjeros este pequeño animal cumple las funciones de mascota, para los pueblos andinos ha sido usado, durante los siglos, como fuente alimenticia. Esta tradición se ha mantenido con el paso del tiempo.

La carne de cuy tiene un sabor suave, es rica en proteínas, hierro y baja en grasa. Existen muchas formas de comerla y en los restaurantes gourmet de Perú lo están usando para crear nuevos platos.
Pero, si desea probar el cuy tradicional debe ir a Valle Sagrado. Aquí hay opciones menos elaboradas, pero igual de deliciosas. Eso sí, es un poco impresionante, ya que el animal se sirve entero.
Finalmente, es lo mismo, así que queda en sus manos decidir cómo probar este plato tan antiguo de los Andes. ¡Lo recordará para siempre!

3. Rocoto relleno

Natural de Arequipa, este plato no es apto para cualquier paladar, ya que se caracteriza por ser muy picante. El rocoto, pues, es una especie de ají usual de Perú. Tiene el tamaño de una manzana y un sabor dulce.

El plato consiste en rellenar la verdura de carne molida, cebolla, aceitunas, queso fresco rallado y huevo duro. A continuación, todo se sofríe y sazona con sal, con sal y comino. Normalmente, se acompaña de papa cocinada o torta de papa.
Este plato es tan famoso que se prepara en todo el país, e incluso exporta a otras partes del mundo. Sin embargo, nada como probarlo en su ciudad natal: uno de los destinos turísticos más hermosos y diversos de Perú.

4. Ají de gallina

La carne de gallina siempre ha tenido fama de tener mucho sabor. Para los amantes de la comida autóctona, imaginen un plato en el que se mezcla este ingrediente con el ají.

Se prepara con ají amarillo, pan de molde o galletas de soda, leche y pecanas (un tipo de nueces de América del Norte). Se sirve acompañado de aceitunas y rodajas de huevo duro. Aunque se puede ver en muchas regiones de Perú, el mejor lugar para probarlo es Lima.

5. Lomo saltado

Ideal para los amantes de la carne es el famoso y muy casero lomo saltado.

Se saltea en un wok trozos de lomo de res con verduras, ají amarillo y salsa de soya. Cuando la carne y las verduras están en su punto, se agregan las papas fritas. Se suele acompañar de arroz.
Varios restaurantes han decidido aumentar los ingredientes “especiales” que les permiten diferenciarse de sus colegas. Sin embargo, también se puede mantener la sazón tradicional de casa que es inigualable.

6. Papa a la huancaína

Este plato, aunque parece un poco simple, se puede preparar cada vez con un tipo de papa diferente. Es un entrante ideal para cualquiera de los platos que acabamos de ver.

La receta es originaria de Huancayo, una región andina ubicada al centro de Perú, aunque se ha popularizado en toda la Sierra y Amazonía del país. Su característica principal es la salsa, que se prepara con queso, aceite, sal y ají amarillo. Se sirve con aceitunas negras y rodajas de huevo duro, sobre una cama de lechugas frescas.

Siete datos curiosos sobre Perú

1. Una gastronomía con más de 500 platos

La cocina peruana tiene más platos que la mayoría de cocinas del mundo. Es de las más diversas por la fusión cultural después de los varios procesos migratorios que tuvieron lugar en el territorio peruano. La cocina actual de Perú es una mezcla de diferentes influencias y la riqueza natural del país. Miles de especies de plantas hacen de los agricultores peruanos productores internacionales de papas. Éstas, junto con la carne, crean platos innovadores y sabrosos.

2. La Navidad junta muchos símbolos internacionales

La influencia internacional también se ve en la forma de celebrar las festividades. En el caso de la Navidad, muchos turistas se sorprenden de ver a Santa Claus junto a hermosos y elaborados nacimientos. También se pueden comprar pinos con decoraciones que asemejan estar cubiertos de nieve. Éstos se decoran en los hogares. Finalmente, es tradición tomar chocolate caliente a pesar del clima.

3. Enigmáticos signos antiguos en muchos lugares

Los signos misteriosos más conocidos de Perú son las líneas de Nazca. Muchos científicos han intentado descubrir su significado, porque parecen imposibles de crear con la poca tecnología que tenían los antiguos peruanos. Sin embargo, ninguna teoría ha sido confirmada. Las líneas de Nazca sorprenden por su elaborados diseños geométricos. Una de las teorías cuenta que los laberintos son una especie de aeropuertos para seres de otro mundo. Otros dicen que los diseños guardan relación con figuras astronómicas observadas durante su desarrollo como civilización.

4. La increíble variedad de papas peruanas

Gracias al clima variado, la agricultura ha sido una de las mayores fuerzas económicas y culturales de Perú desde la antigüedad. ¿El gran logro? Las 2000 variedades de papas que existen. Algunas sólo se pueden cultivar en territorio peruano, debido a las condiciones necesarias que debe haber para su crecimiento.

5. Primera línea ferroviaria de Sudamérica

Por su posición estratégica y recursos naturales, Perú fue un punto importante para el virreinato. Era importante facilitar la comunicación entre las ciudades principales, ya que Perú es un país con una geografía muy variada. Por esto, fue el primer país de Sudamérica en tener un servicio de ferrocarril. Esto sucedió en el año 1834 y unió Lima con el puerto del Callao.

6. La hoja de coca y su pasado sagrado

Aunque los problemas de narcotráfico y la fabricación de drogas hayan dado un mal aspecto a la hoja de coca, ésta fue una planta sagrada en el pasado. Para los Incas, formaba parte de sus rituales y de su vida diaria. Hoy en día, los descendientes de los indígenas en Perú, le guardan gran respeto y la usan en rituales sagrados o para curar dolencias.

7. Perú es rico en algodón, oro y zinc

Para finalizar, es importante mencionar que las minas de Perú son de las más importantes del mundo. Por ello, la metalurgia antigua de las culturas prehispánicas asombra por su belleza, detalle y calidad. De hecho, este fue uno de los motivos principales de los movimientos migratorios así como para los abusos cometidos en la conquista.

Bebidas típicas de Perú

1. Pisco sour

Se puede encontrar en casi cualquier lugar del país, aunque su origen es desconocido. Es un cóctel que se prepara con aguardiente de uvas, limón, jarabe de goma, clara de huevo y hielo. Es, por ello, muy refrescante e ideal para las noches. Se cuenta que se creó hace casi 100 años en el Morri´s Bar, en el centro de Lima. Actualmente, las tiendas de licores venden variedades de pisco de sabores. Incluso, algunas botellas incluyen sobres con la mezcla lista para prepararlo en casa, así que puede ser un buen regalo. Si viaja a Perú en julio, el cuarto domingo del mes puede disfrutar del Día del Pisco y degustar diferentes preparaciones, mientras saborea las más deliciosas picaditas peruanas.

2. Chicha morada

Uno de los ingredientes que más caracteriza a las culturas de los Andes es el maíz, y ha sido tan importante su domesticación y uso, que hasta se preparan bebidas tradicionales que siguen siendo la base de la dieta de muchas familias y comunidades.
La chicha morada se prepara con una especie particular de maíz: el morado. A la cocción del grano se le agrega cáscara de piña, clavo o canela. Después,  se deja enfriar para tomarlo como refresco. Entre sus beneficios se encuentran sus propiedades antioxidantes, anti cancerígenas o antiinflamatorias.

3. Mate de coca

Una taza caliente de mate de coca es la mejor bienvenida que un viajero puede recibir en Perú.
La hoja de coca ha sido utilizada durante siglos por las culturas andinas y en lugares como Perú, Bolivia y el norte de Argentina, la tradición se mantiene. En los mercados peruanos es muy común encontrar sacos llenos de estas hojas, con las cuales se prepara una infusión ligera y llena de propiedades energéticas. Entre sus beneficios, está el curar el mal de altura, los dolores de cabeza, el cansancio o la fatiga. Tiene un sabor un poco amargo, así que puede complementarla con miel y limón. Una vez que lo haga, entenderá el porqué de la lucha de los pueblos indígenas por defender su derecho a conservarla como parte de su cultura. Existe una marca que comercializa el mate en bolsitas de té, así que puede llevarlo consigo a cualquier otro destino.

4. Inca Kola

Es bastante raro que dentro de una lista de bebidas tradicionales se encuentre una gaseosa, pero en Perú el consumo de Inca Kola es tan generalizado, que no podemos ignorarlo.
De hecho, no se sorprenda si en cada establecimiento le ofrecen esta bebida para acompañar su plato, ya que este es uno de los dos únicos países del mundo donde la gaseosa más vendida es la nacional. Su sabor es bastante particular: es dulce y se caracteriza por tener un aroma a hierba luisa. Pero, lo que más llama la atención es su color amarillo dorado, que hace referencia a la cultura inca, sus riquezas y adoración al Sol. Lo mejor es que la tome bien fría y disfrute hasta la última gota. Si le gusta, es una de las pocas gaseosas locales que se puede encontrar en otros países del mundo.

5. Chicha de jora

Esta bebida también está hecha a base de maíz, pero ahora el proceso requiere varios días de fermentación.
Su consumo data de la época preincaica y se ha mantenido hasta la actualidad, menos en la selva donde la chicha se hace con yuca y el proceso es diferente. En este caso, se usa maíz de jora, azúcar o panela, y el proceso es bastante largo y dedicado. Una vez que está lista, se deja fermentar varios días y se consume fría. Mientras más largo es el período de espera, más grado de alcohol tiene. Su sabor dulce la hace muy agradable al gusto. Además, cuenta con un alto nivel de prebióticos que ayudan a la flora intestinal. Así que ¡a tomar chicha!

La marinera

La marinera: el baile típico de Perú

La marinera es un baile típico del Perú que expresa el arte e identidad cultual del país. Es la unión artística de raíces culturales española, indígena y africana. Finalmente, es una mezcla de ritmo, habilidad, elegancia, picardía y encanto de este baile.

La marinera es un baile de pareja que implica comprensión y coqueteo entre el hombre y la mujer, es la expresión del amor. El hombre corteja a la mujer con su pañuelo y sombrero en la mano. Ella responde con una sonrisa coqueta y con desplantes que muestran su orgullo femenino. Le acompaña la suavidad de su vistosa falda de amplio vuelo, que se mueve con seducción, su pañuelo vuela suave y delicadamente… Es deber del hombre conquistarla, demostrando su galantería para enamorar.

Hay varios tipos de marinera: la limeña, norteña, puneña o arequipeña. La primera con un ritmo sutilmente rápido y pícaro. En cuanto a la segunda, es más compleja por implicar una mayor cantidad de pasos y movimientos y la música que la acompaña es mucho más salerosa. Finalmente, la arequipeña es sentimental y calmosa.

La práctica de este baile tan hermoso es alcanzada por pocas personas, por su alto costo para el aprendizaje. Muchos niños, niñas y jóvenes que tienen inclinaciones a este folclore no tienen, pues, la posibilidad de aprender. Así, sólo observan y eligen la práctica de otros bailes que forman parte del contexto de la cultura moderna peruana.

La práctica de la marinera debe estar al alcance de todas las personas sin importar su condición económica y social. Por eso, la ONG CIESCU empieza a incentivarlo, como parte de la revaloración de la diversidad de la cultura peruana. Tanto [email protected], como jóvenes y adultos puedan aprender y formar un grupo de bailarines no solamente para mantener viva esta expresión cultural y tradición, sino también para expandirla en el ámbito nacional e internacional.

Comida típica de Perú: Cau-cau y Tacu-tacu

Cau-cau

Este plato es otro de los principales de la gastronomía peruana. Consiste en una mezcla de mondongo de pollo con papas amarillas. Las papas llaman la atención por la forma en que están cortadas: en cuadrados pequeños. Se cocinan con ají amarillo, perejil, cebolla y ajo.
Mondongo de pollo es el nombre que se emplea en muchos países hispanoamericanos para hacer referencia a las tripas de vaca. En España, se conocen como “callos”. En cambio, en otros países de Latinoamérica se usan nombres como guatita, pancita, menudo o tripa mishque.

El cau-cau: plato típico peruano

Existen varias teorías para explicar el nombre del plato. Una es la que dice que proviene de los vocablos quechua “can” (menudencia) o “acacau” (caliente). Para otros, se debe a los inmigrantes chinos del siglo XIX, quienes decían “caucau” para indicar que los ingredientes debían cortarse en porciones muy pequeñas. Otros simplemente consideran que cau es una adaptación de la palabra inglesa “cow”, es decir, vaca.

Tacu-tacu

El tacu-tacu es uno de los platos típicos de Perú cuyo origen se debe a la comida criolla. Se cuenta que las mujeres esclavas negras aprovechaban toda la comida sobrante de otros platos para elaborar el tacu-tacu (de ahí su nombre, que proviene de la palabra quechua “takuy”, que significa “mezclar una cosa con la otra”).

Tacu-tacu cubierto de salsa de mariscos

La receta tradicional se prepara con arroz cocido y menestras del día anterior: frejol, lentejas y pallares. Todo se mezcla hasta formar una masa homogénea. A continuación, se calienta en una sartén. Finalmente, la masa se fríe para que quede crujiente.
Existen varias especialidades: tacu-tacu de frijoles, tacu-tacu de pallares, tacu-tacu con sábana, tacu-tacu relleno de mariscos o tacu-tacu bañado en salsa de mariscos.
Su preparación es una práctica común entre los afro-descendientes de varias regiones de América. Así, existen platos muy similares en distintos países latinoamericanos como el famoso gallo pinto en Nicaragua, el congri en Cuba, la feijoada de Brasil o el arroz moro de la República Dominicana.

Older posts

© 2017 Viajando por Perú

Theme by Anders NorenUp ↑