1. Pisco sour

Se puede encontrar en casi cualquier lugar del país, aunque su origen es desconocido. Es un cóctel que se prepara con aguardiente de uvas, limón, jarabe de goma, clara de huevo y hielo. Es, por ello, muy refrescante e ideal para las noches. Se cuenta que se creó hace casi 100 años en el Morri´s Bar, en el centro de Lima. Actualmente, las tiendas de licores venden variedades de pisco de sabores. Incluso, algunas botellas incluyen sobres con la mezcla lista para prepararlo en casa, así que puede ser un buen regalo. Si viaja a Perú en julio, el cuarto domingo del mes puede disfrutar del Día del Pisco y degustar diferentes preparaciones, mientras saborea las más deliciosas picaditas peruanas.

2. Chicha morada

Uno de los ingredientes que más caracteriza a las culturas de los Andes es el maíz, y ha sido tan importante su domesticación y uso, que hasta se preparan bebidas tradicionales que siguen siendo la base de la dieta de muchas familias y comunidades.
La chicha morada se prepara con una especie particular de maíz: el morado. A la cocción del grano se le agrega cáscara de piña, clavo o canela. Después,  se deja enfriar para tomarlo como refresco. Entre sus beneficios se encuentran sus propiedades antioxidantes, anti cancerígenas o antiinflamatorias.

3. Mate de coca

Una taza caliente de mate de coca es la mejor bienvenida que un viajero puede recibir en Perú.
La hoja de coca ha sido utilizada durante siglos por las culturas andinas y en lugares como Perú, Bolivia y el norte de Argentina, la tradición se mantiene. En los mercados peruanos es muy común encontrar sacos llenos de estas hojas, con las cuales se prepara una infusión ligera y llena de propiedades energéticas. Entre sus beneficios, está el curar el mal de altura, los dolores de cabeza, el cansancio o la fatiga. Tiene un sabor un poco amargo, así que puede complementarla con miel y limón. Una vez que lo haga, entenderá el porqué de la lucha de los pueblos indígenas por defender su derecho a conservarla como parte de su cultura. Existe una marca que comercializa el mate en bolsitas de té, así que puede llevarlo consigo a cualquier otro destino.

4. Inca Kola

Es bastante raro que dentro de una lista de bebidas tradicionales se encuentre una gaseosa, pero en Perú el consumo de Inca Kola es tan generalizado, que no podemos ignorarlo.
De hecho, no se sorprenda si en cada establecimiento le ofrecen esta bebida para acompañar su plato, ya que este es uno de los dos únicos países del mundo donde la gaseosa más vendida es la nacional. Su sabor es bastante particular: es dulce y se caracteriza por tener un aroma a hierba luisa. Pero, lo que más llama la atención es su color amarillo dorado, que hace referencia a la cultura inca, sus riquezas y adoración al Sol. Lo mejor es que la tome bien fría y disfrute hasta la última gota. Si le gusta, es una de las pocas gaseosas locales que se puede encontrar en otros países del mundo.

5. Chicha de jora

Esta bebida también está hecha a base de maíz, pero ahora el proceso requiere varios días de fermentación.
Su consumo data de la época preincaica y se ha mantenido hasta la actualidad, menos en la selva donde la chicha se hace con yuca y el proceso es diferente. En este caso, se usa maíz de jora, azúcar o panela, y el proceso es bastante largo y dedicado. Una vez que está lista, se deja fermentar varios días y se consume fría. Mientras más largo es el período de espera, más grado de alcohol tiene. Su sabor dulce la hace muy agradable al gusto. Además, cuenta con un alto nivel de prebióticos que ayudan a la flora intestinal. Así que ¡a tomar chicha!