Año nuevo es el inicio de un nuevo año. Se suelen hacer nuevos planes, buenos propósitos y nuevas promesas, con la intención de corregir todo aquello que consideramos negativo o cambiar de estrategia en todo aquello que nos generó problemas.

Para cada cultura en el mundo, el comienzo de un año nuevo tiene una implicación particular y distinta pero al mismo tiempo similar, y cada una de ellas recibe el año de diversas maneras. Cada país tiene sus propias tradiciones para celebrar el fin de año. Como es lógico, en Perú también tenemos nuestras correspondientes supersticiones, cábalas y rituales para despedir al año viejo y que el año venidero venga cargado de mucha esperanza.

En Perú, la noche del 31 de diciembre muchas personas asisten a una fiesta, otros lo reciben en casa. Tras la exquisita cena de nochevieja, la radio y la televisión hacen una cuenta atrás. Cuando da la medianoche todos se abrazan y se expresan frases de buenos deseos. Todo esto transcurre en un ambiente de gran regocijo al tiempo que brindan con un champán, vino, pisco sour, etc. La música, los fuegos artificiales, petardos y cohetes acompañan este festejo.

A diferencia de la cena de navidad, la cena de año nuevo es muy variada. Hay grandes banquetes donde los platillos favoritos son el pavo, cerdo al horno, ensaladas y arroz.

Las uvas se comen durante la cuenta regresiva, son doce uvas que a modo de un ritual cabalístico se van comiendo una tras otra mientras se pide un deseo con cada una de ellas (doce deseos). Las uvas deben ser seis verdes y seis moradas.

La tradición más popular es el uso de prendas interiores de color amarillo, que atrae las buenas energías. Es mejor llevarla al revés hasta la medianoche y después de ella cambiarla al derecho.

Otra tradición popular es la quema de los muñecos que representan la nochevieja. Están fabricados con ropa, madera, cartón y papel. Se los quema al llegar la medianoche, simbolizando la desaparición de la energía negativa y la mala suerte que se vivió en el año viejo que termina y la transición a un mejor año. Algunos suelen poner un cartel con el nombre de algún personaje, que haya sido polémico, relacionado al ámbito político o deportivo. El fuego producido por esta quema se aprovecha para la quema juegos pirotécnicos. Debido a que en los últimos años algunas personas han empezado a quemar llantas y residuos orgánicos e inorgánicos contaminantes, los municipios sancionan a aquellas personas que realizan estas acciones que dañan el medio ambiente y la salud de la población. A pesar de esta normativa mucha gente sigue con la tradición.

Otras costumbres populares

  • Recorrer toda la manzana con una maleta vacía, si lo que se desea es salir de viaje el próximo año.
  • Cambio de prenda de vestir para fortalecer la relación con la pareja.
  • Recibir el año con un manojo de billetes en la mano, o dentro de los zapatos, para atraer prosperidad económica.
  • Echar arroz bajo el marco de la puerta de la sala como augurio de una próxima boda.
  • Usar ropa blanca, para alejar las enfermedades.
  • Tener una vela encendida al recibir el año nuevo, para garantizar paz y armonía en el hogar. La vela debe estar encendida hasta consumirse totalmente.
  • Para tener prosperidad económica, algunas personas se lavan las manos, a medianoche, con champán y azúcar.
  • Darse un baño de esencias para purificar el alma.

La mayoría de los jóvenes se reúnen en grupo para seguir gozando de la noche. Mientras, los adultos permanecen en casa disfrutando de un brindis, música, bailes y conversación.